INTERNACIONAL

Despiden a Paul Riley, entrenador de la liga femenil de EU, por coerción sexual

El exentrenador del North Carolina Courage fue separado del club tras ser acusado por las exfutbolistas Sinead Farrelly y Meleana Shim de la NWSL

Despiden a Paul Riley por coerción sexual.Exentrenador de la NWSLCréditos: Twitter NWSL
Escrito en INTERNACIONAL el

Esta mañana se publicó en The Athletic una entrevista con las exjugadoras Sinead Farrelly y Meleana "Mana" Shim de la National Women's Soccer League (NWSL, primera división femenil de Estados Unidos) donde acusaron a Paul Riley, entrenador del North Carolina Courage, de coerción sexual luego de sentirse intimidadas por mantener relaciones sexuales con él cuando fue entrenador de su equipo a inicios de la década. 

"Me sentí bajo su control", relató Farrelly, de 31 años, sobre el trato que recibió de su exdirector técnico. Recordando que se sintió presionada para tener relaciones con él en el 2010, cuando era futbolista del Portland Thorns. Por su parte, Shim también compartió su testimonio para el medio, donde dijo que sentía que "se lo debía", recordando que una vez les pidió que lo besaran después de haber tomado para que no tuvieran un entrenamiento pesado con el equipo.

Farrelly comentó que mantuvo relaciones con Riley desde que perdieron la final de la liga en 2011 y que después fue una constante aunque aún se sentía intimidada por este, además de que el entrenador inglés de ahora 58 años, dijo que se llevarían a la tumba lo sucedido. Shim, comentó para The Athletic que había un patrón en sus conductas, alegando a que sentían que "se lo debían".

Paul Riley, fuera del North Carolina Courage

Tras las acusaciones de Farrelly y Shim, el conjunto de la NWSL decidió separar a Riley del equipo por las graves conductas sexuales que cometió a inicios del 2010. El entrenador había negado para The Athletic un listado de preguntas en su contra pero aún así fue retirado de su cargo en donde también Richie Burke, del Washington Spirit, fue despedido por una investigación por abuso verbal y emocional.

Paul Riley negó todo lo comentado por las exfutbolistas al decir que nunca había mantenido relaciones sexuales con ellas y que si alguna vez llegó a socializar con sus jugadoras, nunca fue para beber, refiriéndose a la noche que recuerdan las deportistas estadounidenses.