Facundo Rosas, ex mando de la Policía Federal, fue llevado a un penal de Sonora por caso “Rápido y Furioso”

El operativo "Rápido y Furiosos" consistió en traficar, de EE.UU. a México, 2.500 armas con chip de manera ilegal para venderlas a presuntos criminales y poder arrestarlos; sin embargo, la operación fracasó y las armas se usaron para matar a agentes estadounidenses.

El ex comisionado de la Policía Federal, Facundo Rosas Rosas, fue trasladado este jueves, 27 de enero, a un penal federal de Sonora para ser presentado ante un juez del Quinto Circuito del estado, luego de que la Fiscalía General de la República (FGR) ejerciera la orden de aprehensión por el caso de tráfico ilegal de armas de Estados Unidos a México, conocido como "Rápido y Furioso".

Por la tarde, elementos de la Secretaría Marina trasladaron en un fuerte operativo al colaborador del ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón, Genaro García Luna, al Hangar de la FGR donde lo ingresaron a una aeronave de la dependencia para trasladarlo a Sonora. Esto luego de que la fiscalía capitalina tomara su declaración por el incidente de tránsito que ocurrió por la mañana en donde atropelló y mató a una mujer.

El accidente vial ocurrió en la Avenida de los Insurgentes y el Eje 10 Sur, a donde de inmediato arribó personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la CDMX y equipo de emergencia para brindar el auxilio.

Facundo Rosas se trasladaba en su camioneta Toyota de color blanco con placas de circulación del estado de Puebla cuando impactó a la mujer, mismo que al ser entrevistado por los elementos policiacos dijo que no se percató de la presencia de la fémina y la arrolló, quien de acuerdo con información del ERUM (Equipo de Rescate y Urgencias Médicas) murió debido a un traumatismo cráneo encefálico severo.

¿De qué trató ‘Rápido y Furioso’?

Entre 2006 y 2011, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de los EE.UU. introdujo 2 mil 500 armas a México con chip para vender a presuntos criminales y dejarlas pasar hacia la frontera con el objetivo de poderlas rastrear y darles seguimiento sin éxito, esperando identificar a los responsables del tráfico de armas y de los narcotraficantes.

Sin embargo, dos rifles de asalto comprados por una persona fueron utilizados en un tiroteo donde murió Brian Terry, un agente de la Patrulla Fronteriza estadounidense, en diciembre de 2010 cerca de la línea entre Arizona y México. Además, el 15 de febrero de 2011, fue asesinado el agente estadounidense de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), Jaime Zapata, en una carretera de San Luis Potosí, lo que provocó que el escándalo estallara en ambos países. 

Tags

Lo Último

Más de en la hora

Recomendados