QUÉ DESPADRE

Mauricio Ochmann confiesa que cambió 180 grados su manera de vivir a la hora de ser padre

El actor protagoniza “Qué despadre” al lado de Fiona Palomo. Cuenta en entrevista las razones por las que aceptó participar en esta película

Mauricio Ochmann y Fiona Palomo.En una escena de "Qué despadre"Créditos: Cortesía Videocine
Escrito en TIEMPO X el

Mauricio Ochmann protagoniza “Qué despadre”, comedia que estrena este 17 de febrero y en la que comparte créditos con Fiona Palomo, la hija de Eduardo Palomo. En la historia, Mauricio interpreta a Pedro, un cuarentón que vive en la fiesta eterna y que tiene por novia a una veinteañera universitaria (Paly Duval), pero su vida da un giro cuando conoce a Aline (Fiona), otra veinteañera que llega con la noticia de que él podría ser su padre. 

A Mauricio, cuenta en entrevista con TiempoX, le encantó la historia desde que leyó el guion por las diferentes temáticas que aborda. “Pero la principal de alguna manera es la de la paternidad y de hacerte responsable de esa parte, pegado con la temática de expresar tu etapa, tu realidad, tu edad, de alguna manera como que de repente eso lo vemos hoy por hoy todos los días, luchando contra la edad y el no querer envejecer, en la sociedad, los medios, las redes sociales, todo”. 

“Qué despadre”, dirigida por Pitipol Ibarra, es una película que es divertida y entrañable a la vez, sostiene Mauricio. En ese sentido, explica, “se tocan estos temas, aunado a otros temas como el reencuentro, el reencontrarte contigo mismo, reencontrarte con la familia, el reencuentro de la hija y un padre. El tema del personaje de Aline, que hace Fiona Palomo, de la identidad, que hace todas esas preguntas de no saber quién es tu papá y encontrar ese eslabón perdido. Tiene varios temas que hacen que la película sea muy entretenida y al mismo tiempo muy entrañable y te deja reflexionando”.

La experiencia de Mauricio Ochmann

–¿Tu experiencia  personal te sirvió para construir este personaje?

–Sí, claro. De hecho, mi experiencia personal fue una de las razones por las que me atrapó esta historia y este personaje. De alguna manera cuando leo este personaje ya había sido papá de Lorenza, mi primer hija, que para mí ha sido mi maestra más grande y tuve que hacer los cambios correspondientes en mi vida personal, en mi accionar. O sea, yo sí cambié 180 grados mi manera de vivir a la hora de ser padre. Me ha hecho ser un mejor ser humano. Entonces, cuando leo algo así dije está increíble porque de eso va, de apersonarte, de hacerse presente y de ser papá.

–Esta película tiene economía de personajes, economía de locaciones, pero un buen reparto, ¿cómo fue trabajar con todos ellos?

–Padrísimo, creo que el elenco que nos tocó, es familia, son amigos. Pitipol, el director, tiene este talento para generar una atmósfera familiar en el set y muy relajada y cada uno de mis compañeros, con los que ya he trabajado anteriormente, de verdad hay un cariño, una admiración mutua. Con todos. El haber trabajado con el Diablito otra vez, que adoro, Juan Diego Covarrubias, Diana Bracho, que es una actrizota; Emilio Guerrero, Paly Duval, con Sandra Echeverría, que tenemos historia, con Ana Claudia Talancón. Es un repartazo. Es una película redonda en todos los sentidos.

–Una reunión de actores de diferentes generaciones bastante amplia.

–Sí, exacto. Y eso hace que sea una película pues de alguna manera como de cuatro cuadrantes, que sea para toda la familia y que gente de diferentes generaciones vaya a verla por diferentes razones.

Ve el tráiler de “Qué despadre”: