CONMOVEDORA CONFESIÓN

Paris Hilton testificó lo que vivió en un internado a los 16 años: "Soy una sobreviviente de abuso"

La socialité busca hacer un proyecto de ley que de mayor seguridad a los jóvenes que son "inmovilizados, golpeados y arrojados contra las paredes" en centros de tratamiento.

Sorprendente confesión.Créditos: twitter
Escrito en TIEMPO X el

Paris Hilton testificó ante la Comisión de Justicia Criminal de la Legislatura estatal de Utah respecto al abuso que sufrió a los 16 años en  el internado Provo Canyon.  

“Hablar de algo tan personal fue y sigue siendo aterrador”, declaró Paris Hilton. A sus 39 años, la heredera de la cadena hotelera Hilton, reveló lo que vivieron muchos niños en este internado: “Inmovilizados, golpeados, arrojados contra las paredes, estrangulados y abusados sexualmente con regularidad".

Su fin era presionar a favor de la creación de un proyecto de ley que proteja a los niños de esas instituciones. La medida fue aprobada luego del testimonio de Paris Hilton y otras personas. “Este proyecto de ley definitivamente ayudará a muchos niños, pero obviamente hay más trabajo por hacer y no voy a detenerme hasta que ocurra el cambio”, señaló.

Luego añadió: “No puedo irme a dormir por la noche sabiendo que hay niños que están experimentando el mismo abuso por el que pasé yo y tantos otros”, confesó la socialité ante las autoridades locales.

Detalles de lo que vivió Paris Hilton los 16 años 

“Mi nombre es Paris Hilton, soy una sobreviviente de abuso institucional y hablo hoy en nombre de los cientos de miles de niños que actualmente se encuentran en centros de atención residencial en los Estados Unidos”, comenzó diciendo la mujer ante el comité.

Posteriormente agregó: “Durante los últimos 20 años, he tenido una pesadilla recurrente en la que dos extraños me secuestran en medio de la noche, me registran sin ropa y me encierran en una instalación. Ojalá pudiera decirles que esta pesadilla inquietante fue simplemente un sueño, pero no lo es".

Luego, Paris Hilton continuó hablando de cómo la trataban ahí. “Sin un diagnóstico, me vi obligada a consumir medicamentos que me hicieron sentir entumecida y agotada. No respiré aire fresco ni vi la luz del sol durante 11 meses”, explicó.

También señaló lo que más la traumó: “Cada vez que usaba el baño o me duchaba, se monitoreaba. A los 16 años, cuando era niña, sentí sus ojos penetrantes mirando mi cuerpo. Era solo una niña y me sentía violada todos los días”.